Quemados 1. En los pacientes que padecen quemaduras, especialmente en casos de quemaduras profundas que afecten zonas articulares o cara, la rehabilitación debe comenzar desde el momento inicial de la quemadura, limitándose los periodos de inmovilización postquirúrgicos.

Rehabilitación preoperatoria y postoperatoria

La rehabilitación en el paciente quemado debe iniciarse de manera precoz, progresiva e ininterrumpida(1). Su planificación y ejecución ha de comenzar en el mismo momento de la valoración inicial del paciente y debe ser individualizada, ya que los objetivos del tratamiento rehabilitador variarán a lo largo de la evolución de las lesiones(2).

En diversos estudios, se han reportado mejores resultados funcionales en los grupos que recibieron protocolos de rehabilitación intensiva, que incluían fisioterapia activa, pasiva y terapia postural aplicados desde el inicio de la quemadura en casos seleccionados susceptibles de desarrollar contracciones cicatriciales (quemaduras profundas, afectación de zonas articulares y cara)(1-6).

Quemados 1. En los pacientes que padecen quemaduras, especialmente en casos de quemaduras profundas que afecten zonas articulares o cara, la rehabilitación debe comenzar desde el momento inicial de la quemadura, limitándose los periodos de inmovilización postquirúrgicos.

Nivel de evidencia moderado. Recomendación fuerte.

REFERENCIAS
  1. Retrouvey H, Wang A, Corkum J, Shahrokhi The Impact of Time of Mobilization After Split Thickness Skin Graft on Lower Extremity Wound Healing-Systematic Review and Meta- analysis. J Burn Care Res. 2018 Oct 23;39(6):902-910.
  2. Richard R, Baryza MJ, Carr JA, Dewey WS, Dougherty ME, Forbes-Duchart L, et Burn re- habilitation and research: proceedings of a consensus summit. J Burn Care Res. 2009;30 (4):543-73.
  3. Jacobson K, Fletchall S, Dodd H, Starnes Current Concepts Burn Rehabilitation, Part I: Care During Hospitalization. Clin Plast Surg. 2017 Oct;44(4):703-712.
  4. Dodd H, Fletchall S, Starnes C, Jacobson Current Concepts Burn Rehabilitation, Part II: Long-Term Recovery. Clin Plast Surg. 2017 Oct;44(4):713-728.
  5. Anzarut A, Olson J, Singh P, Rowe BH, Tredget The effectiveness of pressure garment therapy for the prevention of abnormal scarring after burn injury: a meta-analysis. J Plast Reconstr Aesthet Surg. 2009;62(1):77-84.
  6. Okhovatian F, Zoubine A comparison between two burn rehabilitation protocols. Burns. 2007;33(4):429-34.